¿Y si volvemos a la fotografía en directo?